Home ACTUALIDAD CRÍTICA. MAZINGER Z: INFINITY

CRÍTICA. MAZINGER Z: INFINITY

CRÍTICA. MAZINGER Z: INFINITY
0
0

Mucho antes de que el manga y el anime fueran un fenómeno cultural, los niños de este país nos enganchábamos ansiosos a las pantallas de nuestros viejos televisores de tubo para disfrutar de una de las primeras series de animación japonesas que llegaba a nuestras pantallas, Mazinger Z. Eran finales de la década de los 70’ e inicios de los 80’ y las aventuras de Koji Kabuto, estrenadas en 1972, fueron nuestro primer acercamiento al anime.

CRÍTICA. MAZINGER Z INFINITY 3

En aquella época, a nuestros televisores también llegaron series como Heidi o Marco, de los Apeninos a los Andes. Pero sin lugar a dudas, entre el joven público masculino, fue Mazinger Z, obra del mangaka Go Nagai, la serie que nos marcó a todos.

Un chaval como nosotros que se ponía al mando de un súper robot para enfrentarse a las temibles creaciones de su enemigo, increíbles luchas entre grandes mechas, esa sexualidad sutil que te sacaba la risa tonta cuando Afrodita A lanzaba sus pechos-misiles, ese Doctor Infierno tan malvadamente carismático… Tenía ese encanto tan especial que sólo le ves cuando eres un niño y que se convierte en cierta sensación de ridículo con el paso del tiempo.

Pero con motivo de su 45 aniversario tenemos la oportunidad de disfrutar de nuevo con Mazinger Z: Infinity, una versión que moderniza las aventuras de Koji Kabuto, mejorando las técnincas de animación y adaptando la historia con una pátina algo más adulta.

CRÍTICA. MAZINGER Z INFINITY 4

Mazinger Z: Infinity, 45 años después

Como os comentábamos, el pasado 13 de enero, con motivo del 45 aniversario de la serie, Toei Animation (productora de otros grandes animes como Caballeros del Zodiaco, Sailor Moon o Candy Candy) estrenaba Mazinger Z: Infinity. Con guión de Takahiro Ozawa, autor del manga Tokyo ToyBox, a partir de la historia original del mismo Go Nagai. Dirige este remake Junji Shimizu, que en nuestro país podemos conocer por haber participado en animes como Slam Dunk, Yu-Gi-Oh! o One Piece.

En realidad, Mazinger Z: Infinity no es un remake, ya que sitúa la acción 10 años después de la historia del anime original. Mazinger Z tuvo toda una serie de secuelas y spin-offs que se desarrollaron a lo largo de los años 80’ y principios de los 90’ protagonizadas por nuevos modelos de súper-robots, como el Grendizer, el Gran Mazinger o el Mazinkaiser. Pero con Mazinger Z: Infinity, Takahiro Ozawa y Junji Shimizu obvian todas estas continuaciones, bebiendo directamente del fin de la serie original.

CRÍTICA. MAZINGER Z INFINITY 2

Mazinger Z terminaba tras 92 intensos episodios. Tras una dura batalla, Koji Kabuto y su robot se ven superados por una horda de nuevos robots salidos del Infierno. El único que puede salvar la situación es Kenzo, el desparecido padre de Koji, que en el último momento consigue activar un nuevo modelo de Mazinger. Este nuevo modelo logra llegar a tiempo hasta Koji y el desactivado Mazinger, logrando salvar al muchacho y buena parte del vehículo que había pilotado a lo largo de toda la saga. La serie se cerraba con Koji abandonando Japón y viajando a los Estados Unidos para estudiar astrofísica y dejando la defensa del mundo en manos del nuevo Mazinger.

En Mazinger Z: Infinity han pasado 10 años, Koji Kabuto ya no es piloto y ha centrado su carrera en la ciencia. Durante unas investigaciones en lo más profundo del Monte Fuji, descubre una gigantesca estructura que esconde un robot en su interior. Junto a este descubrimiento, también regresa el Dr. Infierno, lo que llevará a Koji a tomar una importante decisión sobre su futuro: ser un dios o un demonio.

CRÍTICA. MAZINGER Z INFINITY 6

Una historia más adulta que hará la delicia de los nostálgicos

Si de chaval eras un fan acérrimo de la serie, Mazinger Z: Infinity no te va a defraudar. Te vas a encontrar 95 trepidantes minutos de metraje que empiezan desde el primer momento y que, prácticamente, no cesan a lo largo de toda la película. Con el añadido de una potente puesta al día en el apartado de las técnicas de animación y el aspecto visual. El trasfondo puede seguir siendo, quizás, un tanto anquilosado, pero vas a disfrutar rememorando todos esos momentos épicos de la serie original: la salida de Mazinger en la piscina, las luchas épicas al ritmo de la música original, el grito de ¡PUÑOS FUERA!

Además, si eras un viejo fan y has tenido la oportunidad de volver a ver los antiguos capítulos, seguro que has sentido esa extraña sensación de ridículo. Mazinger Z: Infinity supera muy bien ese simplismo infantiloide de la saga original dotándose de un trasfondo más adulto. Así, se mueve en dualidades temáticas algo más complejas, como el tema del dios o el demonio que cada individuo puede llevar en su interior, la inexistencia de un bien o un mal absoluto. También incluye aspectos como la posibilidad de dimensiones espacio temporales alternativas y toca temas como el ecologismo y la destrucción de la Tierra en manos de la Humanidad.

Si eres un neófito en el Universo Mazinger Z, quizás puedas sentirte un poco descolocado ya que la película te introduce en un espacio que se sobreentiende como ya conocido. Pero es una sensación que no tarda en pasar en cuanto te sumerges en la trama.

CRÍTICA. MAZINGER Z INFINITY 1

 

Ahora, la pregunta es, ¿acaban aquí las aventuras de Koji Kabuto y Mazinger Z o esto sólo ha sido un nuevo comienzo?

etiquetas

Escribir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre Nosotros - Cómics y Manga

Tour Virtual Norma Comics

Descubre nuestra tienda de cómics, manga y merchandising

Norma Comics, fundada en 1983 en Barcelona, es una de las librerías especializadas en cómics y manga más importantes de Europa, fundada por Norma Editorial. En sus más de 700 m2 se pueden encontrar las novedades y fondos de todos los editores españoles, así como una gran selección de merchandising y productos de regalo no solo relacionados con cómics, sino también con el mundo del cine, la TV y los videojuegos. En el año 2015 se amplió su espacio con la apertura de Glups!, un espacio de restauración y eventos que convierten a Norma Comics en todo un referente para los amantes de la cultura popular.